15 febrero 2017

15 Febrero de 2017

Pasado San Valentín, toca volver a ponerse manos a la obra. Esta semana ha sido una con éxito. Cada miembro del equipo se ha llevado un sensor a casa, con los deberes de hacerlo funcionar y conseguir que transmitiera los datos a la pantalla de Arduino. A pesar de haber tenido problemas con un sensor que requiere mayor dificultad y más conexiones, ¡el resto de sensores se han conseguido poner en funcionamiento!.

Nuestro profesor tuvo que mandar al comité de organización el anteproyecto de la burgoneta anteayer. Sin echarnos demasiadas flores, hemos de decir que pinta bien. A pesar de que la mayoría ya está escrito en las diferentes partes del blog, aquí podéis verlo entero.

Y finalmente, ha llegado el primer parapente que vamos a probar, que ha viajado desde China (según nuestro profesor, el chino que le trajo el paquete venía corriendo, el pobre). El objetivo de nuestra reunión hoy será poner todos los logros en común y testar el parapente. ¿Y cómo vamos a hacer esto? Pues de una manera muy práctica. Lanzándolo desde el tejado del instituto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*